top of page

Blog

Enfermedad Plantada

A los 30 años tienes un poco de depresión, una especie de tristeza persistente: vas al medico y se te prescribe FLUOXETINE.

La fluoxetina dificulta su sueño. Entonces, se prescribe CLONAZEPAM, el Rivotril de la vida. El clonazepam te vuelve un poco tonto cuando te despiertas y reduce tu memoria. Vuelves al doctor. Se da cuenta de que has subido de peso. Allí, prescribe SIBUTRAMINA.

La sibutramina le hace perder algunos kilos, pero le provoca una taquicardia incómoda. Vuelve de nuevo al médico. Además de la taquicardia, se da cuenta de que tú, además del "latido" de tu corazón, también tienes la presión arterial alta. Luego prescribe LOSARTAN y ATENOLOL, este último para reducir su taquicardia.

Ahora tiene 35 años y tomas: fluoxetina, clonazepam, sibutramina, losartán y atenolol.

Y, aparentemente adecuado, se prescribe un "multivitamínico". Como el médico no entiende nada sobre vitaminas y minerales, le ordena que compre una “polivitamina de la A a la Z” de por vida, que es de muy poca utilidad. Pero, en los medios, un reconocido y lindo presentador dijo que es genial. Lo creíste y lo compraste. ¡Lo siento!

Puede pesar en el presupuesto tanto gasto inútil? Pensaste por un momento si de verdad necesitas de todo esto?. El dinero que se gasta en inversiones y ocio, se escurre por el desagüe de la industria farmacéutica.

Empiezas a ponerte nervioso, preocupado y ansioso (a pesar de la fluoxetina y el clonazepam) porque las facturas no cuadran al final del mes. Empiezas a sentir dolor de estómago y acidez. Tu intestino se "atasca". Todos te recomiendan que vayas a otro médico. Entonces vas a un gatro... Receta: OMEPRAZOL + DOMPERIDONE + LAXANTE “NATURAL”.

Los síntomas desaparecen, pero solo los síntomas, a pesar de la “escasez” que ha revuelto su flora intestinal.

Aparecen otras quejas. Entre ellos, uno es particularmente inquietante: con tan solo 37 años, ya no tienes potencia sexual. Además de estar "floreciendo" con frecuencia, tienes muy pocos espermatozoides y la libido está bajo sus pies.

Para el doctor en medicina de enfermedades, esto no es un problema. Incluso te dice que elijas el remedio: SILDANAFIL, TADALAFIL, LODENAFIL o VARDENAFIL, elige pim-pam-pum.

Su potencia mejora, pero como resultado estos remedios dan un tremendo dolor de cabeza, palpitaciones, enrojecimiento y secreción nasal.

No hay problema, el médico aumenta la dosis de ATENOLOL y le administra una NEOSALDINA para que la tome antes de tener relaciones sexuales. Si es necesario, le infunde un "medicamento" para la secreción nasal, que ejerce presión sobre su corazón. Cuando todo parecía resuelto, a los 40 años, notas que tus dientes se pudren y se caen. (entre nosotros, es el antidepresivo). De tu economía te Llevas algo de dinero para gastar con el dentista. Al mismo tiempo, otra observación: su memoria está fallando mucho más de lo habitual. Nuevamente, para su médico, esto no es un problema: se prescribe GINKGO BILOBA.

En las pruebas de rutina, su glucosa es 110 y su colesterol es 220. En el reverso de la hoja de prescripción, el médico prescribe METFORMIN + SINVASTATIN. “Es para prevenir la Diabetes y el Infarto”, dice el cuidador de tu salud (?!).

A los 40 ya tomas: FLUOXETINE, CLONAZEPAM, LOSARTAN, ATENOLOL, POLYVITAMINAS de la A a la Z, OMEPRAZOL, DOMPERIDONE, LAXANTE “NATURAL”, SILDENAFIL, VARDENAFIL, LODENAFIL o TADALAFIL, NEOSALDINA (o como ellos lo llaman) , GINKGO BILOBA, METFORMIN y SINVASTATIN (seamos sinceros, ¡esto está lejos de ser saludable!). Un gasto descomunal... Y sin salud !!!

Sin embargo, todavía estás deprimido, cansado y engordando. El doctor de nuevo. Cambia la fluoxetina por DULOXETINA, un antidepresivo “más moderno”. Después de dos meses se siente mejor (o un poco "menos mal"). Sin embargo, surge otro contratiempo: el nuevo antidepresivo le hace orinar lentamente y con un chorro débil. Se hace necesario levantarse dos veces por noche para orinar.

Se acabó el sueño, el descanso que tanto necesitaba para su salud. Pero esto es fácil para su médico: le receta TANSULOSIN, para ayudar con la micción, el acto de orinar. Mejoras, de verdad, sin embargo ... ya no eyacula. ¡No sale nada!

Me detendré aquí. Porque de verdad es deprimente. Estos no es un medicamento para cuidar la salud. Porque todo eso no es salud.

Esta historia termina con una situación cada vez más común: la CAÍDA EN BLOQUE de tu salud.

Te encuentras con sobre peso, y no quieres estar así, tiene una erección pobre y poca memoria y concentración.

Diabético, hipertensión y con sospecha de cáncer. Dientes: Ni siquiera hablaré. El sobrepeso te rompió la rodilla (un médico incluso consideró la posibilidad de ponerte una prótesis).

Te viene a la mente la loca idea de buscar un CIRUJANO BARIÁTRICO, para “reducir tu estómago” y un PSICOTERAPEUTA que se ocupe de tu mal juicio.

Sin un centavo, triste, ansioso, deprimido, pensando en acabar con su exigua vida y ... ¡ENFERMO, muy enfermo! A pesar de los “remedios” (¡¡o por ellos !!).

¿La industria farmacéutica? “¡Va bien, gracias!”

Todavía mejor y más aún con su valiosa contribución durante años o décadas.

¿Y tu doctor? “¡Bien, gracias!” (el no se siente responsable por tu enfermedad, porque en verdad no lo es), Si BIEN y Gracias a tu enfermedad (o la enfermedad plantada paso a paso en tu vida).


Posts destacados...
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Archive
Follow Me
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon
bottom of page